El mundo a través de los ojos de una niña: Paula visita Egipto

Recientemente, en un viaje a Egipto, conocimos a Paula, una encantadora niña de 9 años que nos cuenta su experiencia convirtiéndose en nuestra primera niña bloggera, hoy nos escribe para Turismo y Viajes.

image3

Paula, paseando en camello

Era la primera vez que Paula visitaba otro lado del mundo pues, aunque le encanta viajar, sus padres habían considerado, hasta la fecha, que un viaje de este tipo no era necesariamente apto para su edad.  Y es que realmente es dificultuoso; entre las maletas, la coordinación, las tantas horas de vuelo, la apretada agenda de visitas a monumentos históricos, las madrugadas y amanecidas, los peligros que puedan presentarse y todo lo que conlleva un viaje tan complejo nos hace re pensar más de una vez el exponer a un niño a ello.  Pero esta vez fue la excepción y vaya que ¡Paula se graduó!.

Las imágenes que verán a continuación son la experiencia de Paula, contada por ella misma, y tomadas de su libreta:

page 1 paula egipto

El mundo a través de los ojos de una niña: Paula visita Egipto (páginas 1 y 2)

 

page 2 Paula egipto

El mundo a través de los ojos de una niña: Paula visita Egipto (páginas 3 y 4)

 

page 3 Paula egipto

El mundo a través de los ojos de una niña: Paula visita Egipto (páginas 5 y 6)

 

page 4 Paula egipto

El mundo a través de los ojos de una niña: Paula visita Egipto (página 7)

 

page 5 Paula egipto

El mundo a través de los ojos de una niña: Paula visita Egipto (página 8)

 

page 6 Paula egipto

El mundo a través de los ojos de una niña: Paula visita Egipto (página 9)

Aquí la transcripción del escrito de Paula:

“El mundo a través de los ojos de una niña.

martes, 25 de junio de 2019 de 2019.

Me llamo Paula y tengo 9 años.

A mi me encanta viajar.  Mis padres siempre me dejan en Puerto Rico cuando van al otro lado del mundo, por primera vez mis padres me han dejado ir con ellos al otro lado del mundo y hemos ido a Egipto.

Egipto tal vez sea caliente y pobre, pero vale la pena ir.  En este viaje hemos ido a muchos templos y tumbas, heos ido a las Pirámides de Giza, a la tumba de Tutankamon, a una sala de momias en el Museo Egipcio, al templo de Luxor, al templo de Karnak, al Valle de los Reyes, a la Esfinge, al templo de Abu Simbel, al río Nilo, al templo Kom-Ombo, nos montamos en camello, nos montamos en un crucero por el Nilo, fuimos a la Biblioteca de Alejandría, vimos el Sahara (desierto), al “Theban Necropolis”, al templo de Hatshepsut, el templo de Esna, al templo de Edfu, al templo de Horus, al templo de Philae, a las cata combas y al templo de Memphis.

Todos los templos y tumbas fueron impresionantes.  Cuándo entré a la Pirámide de Giza eso era bien caliente, era extremo.  Los otros tres días me dolían las piernas por eso.

Todos los lugares estaban bien calientes.  Los peores fueron el templo de Abu Simbel y el Valle de los Reyes.  El río Nilo estaba contaminado.  Fuimos a un lugar para tomar una foto panorámica y se veían bien las tres pirámides.

Los templos más impresionantes fueron el templo de Hatshepsut y el templo de Abu Simbel.

La biblioteca de Alejandría era gigante tenía tres edificios.  Uno era una biblioteca, otro era un planetario y otro un sitio para conferencias.  Donde tiramos la foto panorámica yo me monté en camello.  Era bien alto.

La comida no es tan buena como Puerto Rico pero al menos para mí no era tan buena.  Yo comí más o menos la mitad (de la) comida cada día pero no me dió tanta hambre. 

Yo era la única niña en el grupo.  Los demás eran adultos.  Ellos hacían bromas que nos hacían reir.

Allá en Egipto hubo un día que (la temperatura) estaba a 116 grados.

Me gustó mucho este viaje!

Hasta la próxima!”

image2

Paula, frente a la tumba de Tut Ankh Amun

 

image1

Paula, frente a la Gran Pirámide de Giza

Para nosotras, dos adultas, visitar Egipto fue una experiencia grandiosa y cuando la volvemos a vivir a través de los ojos de una niña el recuerdo se vuelve más dulce.  Como dice Paula, en este viaje ella era la única niña y puedo estimar que la persona más jóven, después de ella, tendría sobre los 35 años, sin embargo Paula dió cátedra de como se vive un viaje de este tipo.  La vimos disfrutar cada momento y cada visita, subió al tope de la Gran Pirámide de Giza, que fue un ejercicio monumental, y bajó de allí con una sonrisa contagiante, aprendió todo lo que nos explicaron y era nuestro recurso para refrescar el conocimiento cuando, luego en la guagua, todas las mentes algo confundidas de los adultos decían las cosas “al revés”.

Nos encanta saber que hay niños con hambre de conocimiento y de nuevas experiencias que complementan lo aprendido en clases y los invitamos a ustedes, adultos que nos leen, a alimentar ese apetito que ya por naturaleza tienen nuestros niños.  No tienes que ir al otro lado del mundo para ello, hoy en día, con todo el acceso que tenemos en nuestras manos, a través del internet, podemos llevarlos a cualquier parte y permitirles explorar, alimentarse de conocimiento y desarollar apetito para más.  Esa motivación hará la diferencia en los adultos en los que se convertirán nuestros nenes.

Esta niña se ganó el corazón del montón de adultos que la acompañaron en su primer viaje al otro lado del mundo.  ¡Gracias a los papá de Paula!, Vivian y Ricardo, por permitirnos compartir la experiencia de su chica en este Blog.  A tí Paula, que esta sea tan solo la primera maravilla del mundo en tu lista de descubrimientos; Pirámides de Giza: CHECK!

 


NOTA: Este escrito es original de Quehagoconlosnenes.com.  La historia y fotos que le compartimos fue autorizada por Paula y sus padres para uso exclusivo de Quehagoconlosnenes.com.  No es permitido copiar, distribuir, transmitir, o reproducir este blog sin obtener la autorización previa de Quehagoconlosnenes.com.  El mismo puede ser compartido a través de redes sociales siempre y cuando se incluya un enlace al blog original. 

One Comment

  1. Javier
    Posted July 11, 2019 at 7:21 pm | Permalink

    Que gusto ver esta entrada en el blog. Ciertamente ser compañeros de Paula en este viaje fue una linda experiencia. Ella aprendió muchas cosas y nosotros también. De mi parte aprendí que a veces menospreciamos la capacidad de los niños. Me uno a la invitación que hacen: “a alimentar ese apetito que ya por naturaleza tienen nuestros niños.”

    Saludos y un Abrazo desde Humacao

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: